Leído

DEFINICIÓN IMPORTANTE

Rusia: "Entre USA y China, estamos mucho más cerca de China"

Lun, 14/06/2021 - 4:15pm
Enviado en:
Por Urgente24

Imitando a George Bush cuando invadió Afganistán e Irak, Joe Biden busca el apoyo del G7 y otros aliados contra China, pero Beijing afirma que no es un bloque ni homogéneo ni sólido, y además no tiene a Rusia.

Andrey Denisov
andrey_denisov.jpg
Andrey Denisov, embajador de Rusia en China, país en el que se especializa desde los años '70.
Contenido

En la cobertura de CNN quedó en evidencia que dentro del G7 (USA, Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, Canadá y Japón) hay diferencias acerca de cómo abordar la relación con China, aunque en el comunicado final prevaleció la dialéctica estadounidense, y esto fue destacado por Beijing.

Global Times, multimedios del Partido Comunista Chino, editorializó:

"(...) Mientras China maneje bien sus propias cosas y desarrolle relaciones normales con otros países, podrá derrotar el complot de Estados Unidos. Washington tendrá que trabajar muy duro para lograrlo; además de presionar a los aliados y obligarlos a trabajar contra China, también debe hacer cosas que no le interesaría hacer si no intentara meter a China en problemas. El tiempo desgastará el esquema de Estados Unidos. Si China es firme por sí misma, no hay necesidad de empujarla o hacerla tropezar, ya que EE. UU. tropezará por sí solo."

Pero, por las dudas, China decidió exhibir su reaseguro: Rusia.

El embajador de Rusia en China, Andrey Denisov, habló con Xie Wenting y Bai Yunyi, en Global Times. Aquí la entrevista completa:

Global Times: -El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente estadounidense Joe Biden se reunirán en Ginebra el 16 de junio. ¿Cuáles son sus expectativas para la reunión? ¿Cómo evalúa la posibilidad de mejora en las relaciones Rusia-Estados Unidos durante la presidencia de Biden?  

Denisov: -Somos realistas. No esperamos resultados imposibles. Acogemos con satisfacción cualquier medida que reduzca las tensiones y la competencia, pero somos muy cautelosos sobre lo que podemos esperar de las relaciones ruso-estadounidenses, especialmente en el contexto de las muy tensas relaciones entre los dos países. Es menos probable que la cumbre de Ginebra, la primera reunión entre los dos líderes desde que Biden asumió el cargo, resuelva problemas importantes entre los dos países. Sin embargo, un mejor resultado es que establece las condiciones para resolver problemas en el futuro. 

GT: -Algunos analistas sugieren que la Administración Biden puede tomar medidas para aliviar las tensiones con Rusia con el fin de concentrarse en tratar con China. ¿Alejará esta estrategia a Rusia de China y la acercará a USA?

Denisov: -Esta visión es demasiado miope. No puede suceder. Creo que somos más inteligentes de lo que piensan los estadounidenses. 

GT: -El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, visitó China después de la reunión entre China y Estados Unidos en Anchorage, mientras que el máximo diplomático de China, Yang Jiechi, visitó Moscú después de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores entre Rusia y Estados Unidos. ¿Se acordó deliberadamente el horario de estas dos visitas? ¿Qué señal envió esto?

Denisov: -En cuanto al momento, fue pura coincidencia que las dos visitas siguieran a las conversaciones de alto nivel entre China y USA en Anchorage y entre Rusia y USA en Islandia. Se necesita tiempo y preparación técnica para organizar una visita a nivel de ministro de Relaciones Exteriores y niveles superiores.

Cuando Rusia estaba preparando la visita del ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, a China, no sabía que diplomáticos de alto rango de China y USA se reunirían en Anchorage. Lo mismo ocurre con la visita del director Yang Jiechi a Rusia.

Pero es bueno que estas dos interacciones diplomáticas se produzcan inmediatamente después de las conversaciones de Rusia y China con USA. Les dará a los diplomáticos de alto nivel de ambos países la oportunidad de tener una discusión en profundidad sobre lo que ha sucedido en reuniones anteriores entre China y USA, y entre Rusia y USA. 

GT: -¿Rusia y China se coordinan y se comunican entre sí sobre su postura hacia USA?

Denisov: -Un principio en los intercambios políticos internacionales es que la cuestión de un tercero ausente no debe discutirse en los intercambios. Sin embargo, este principio casi nunca se observa. Un ejemplo de ello es el viaje del presidente estadounidense Joe Biden al Reino Unido para la cumbre del G7. Aunque los representantes chinos no estuvieron presentes en la reunión y no pudieron expresar sus posiciones, USA ha anunciado que discutirá su política hacia China con sus aliados europeos.

En este contexto, el tema estadounidense ciertamente ocupa un lugar en la agenda de la reunión entre altos diplomáticos chinos y rusos. Aunque las dos últimas visitas fueron breves y tuvieron agendas limitadas, las dos partes discutieron en gran detalle una variedad de temas, incluidos algunos de los más urgentes y agudos de la actual situación internacional. De hecho, no hay contenido o tema que deba evitarse en el diálogo político entre Rusia y China.

GT: -La competencia y la confrontación entre China y USA están aumentando. Si un día ocurre un conflicto armado entre China y USA, ¿qué posición tomaría Rusia?

Denisov: -No habrá respuesta a esta pregunta porque estoy convencido de que no habrá conflicto armado entre China y USA, así como no habrá conflicto armado entre Rusia y USA, porque tal conflicto exterminaría a toda la humanidad. Entonces, no tendría sentido tomar partido. Sin embargo, si Ud. está preguntando sobre el enfoque de la situación internacional y los principales problemas, la posición de Rusia está claramente mucho más cerca de la de China.

En los últimos años, USA ha impuesto sanciones tanto a Rusia como a China. Aunque las áreas y el contenido de la insatisfacción de USA hacia Rusia y China son diferentes, el objetivo de USA es el mismo: aplastar al competidor. Claramente, no podemos aceptar tal actitud de parte de USA. Esperamos que el "trípode" Rusia / China / USA mantenga el equilibrio. 

GT: -Hasta donde Usted sabe, ¿está previsto que el presidente Vladímir Putin visite China este año?

Denisov: -Existe la posibilidad. Nuestro plan de intercambio de alto nivel incluye la visita del presidente Putin a China, y ambas partes tienen la voluntad. China espera que el presidente Putin sea el primer líder extranjero en visitar China después de la pandemia, mientras que Rusia también espera que la primera visita de Estado del presidente Putin después del brote se organice en China. Sin embargo, la implementación de este arreglo dependerá de cómo se desarrolle la pandemia. Si bien los dos líderes no han intercambiado visitas en los últimos dos años, han hablado por teléfono varias veces y los intercambios entre Rusia y China en los niveles más altos siguen siendo estrechos.

GT: -El presidente Putin dijo recientemente que USA estaba equivocado al pensar que era "lo suficientemente poderoso" para salirse con la suya amenazando a otros países; un error, dijo, que condujo a la caída de la ex Unión Soviética. ¿Cómo interpreta las palabras del presidente Putin?  

Denisov: -Cualquiera que siga la política actual de Estados Unidos no estará en desacuerdo con las opiniones del presidente Putin. Mi interpretación de esta declaración es que el presidente Putin no "prevé" que Estados Unidos sufrirá la misma suerte que la Unión Soviética, ni dice que le gustaría que eso sucediera. Simplemente advierte que el riesgo es real, pero muchas élites políticas estadounidenses aún no se han dado cuenta del todo.

No podemos imaginar un mundo sin Estados Unidos hoy. Estados Unidos juega un papel importante en términos de economía, cultura, ciencia y tecnología, y no podemos negar este hecho. Pero, por otro lado, Estados Unidos debe reconocer que no es el único país del mundo y debe tener en cuenta y respetar las realidades y objetivos de otros países. El presidente Putin le recuerda a Estados Unidos que no cometa los errores que cometió la exUnión Soviética.

GT: -Muchos informes en los últimos años han dicho que Estados Unidos y algunos otros países están tratando de incitar una "revolución de color" en China y Rusia para crear una "zona de inestabilidad geopolítica" alrededor de los dos países. En la situación actual, ¿qué tipo de cooperación pueden llevar a cabo China y Rusia?  

Denisov: -Por eso dije que Rusia y China son muy coherentes en su juicio sobre la situación internacional. Tanto Rusia como China siguen el principio de no injerencia en los asuntos internos de otro país, pero en los últimos años hemos sido testigos de "revoluciones de color" en muchos países, que han llevado al caos interno. Estas "revoluciones de color" ciertamente tienen algunas razones internas o locales, pero siempre van acompañadas de la presencia de fuerzas externas.

Para evitar que un tercer país interfiera en los asuntos internos de Rusia y China, deberíamos elaborar conjuntamente algunas "reglas del juego".

Recientemente, ha surgido un nuevo fenómeno en el mundo: la guerra híbrida (N. de la R.: se refiere a un nuevo tipo de guerra en el siglo XXI, que involucra una mezcla de medios convencionales y no convencionales. Se considera más variada y encubierta que la guerra convencional.) En este campo, la comunidad internacional aún no cuenta con las reglas necesarias para restringirla o regularla.

Por un lado, Rusia y China tienen la preocupación común de evitar que su país sea invadido por mala información del mundo exterior. Por otro lado, aunque Rusia y China tienen suficientes capacidades y sólidas redes de información para resistir una "revolución de color", algunos países y regiones que nos rodean son relativamente vulnerables a este respecto, y la interferencia externa a nivel de información podría fácilmente conducir a escalar la turbulencia doméstica [en estos países y regiones]. Los recientes acontecimientos en Bielorrusia y lo que sucedió en Hong Kong hace dos años son dos ejemplos. Por lo tanto, formular reglas comunes contra las "revoluciones de color" también es para la estabilidad de más países y regiones.

GT: -Occidente ha estado promocionando la llamada "diplomacia de las vacunas" de Rusia y China, afirmando que los dos países persiguen intereses geopolíticos a través de la exportación y la ayuda de vacunas. ¿Que piensas de eso?

Denisov: -China ha proporcionado hasta ahora al menos 350 millones de dosis de vacunas COVID-19 en el extranjero. Las exportaciones de vacunas de Rusia no son tan grandes como las de China, pero ha cooperado con 66 países. San Marino ha superado el brote con la vacuna rusa Sputnik V. Al mismo tiempo, Rusia también ha tomado la iniciativa al proponer el suministro de tecnología relevante y apoyo de procesos para ayudar a los países a producir vacunas. Hasta ahora, hemos discutido la cooperación relevante con 25 fabricantes de medicamentos de 14 países.

Creemos que la cuestión del reconocimiento mutuo de las vacunas se puede abordar mejor a través de plataformas multilaterales como la OMS, ya que tanto las vacunas rusas como las chinas pueden tener dificultades para obtener el reconocimiento. Esto no se debe a la calidad o las tasas de protección de las vacunas rusas y chinas, sino a que algunos competidores son muy reacios a permitir vacunas rusas y chinas en otros países. Crearán obstáculos artificiales, incluido el uso de herramientas políticas y métodos injustos para lograr sus objetivos.

La sugerencia de la "diplomacia de las vacunas" es uno de los obstáculos que crean. Algunos países con "nacionalismos de las vacunas" dan prioridad a vacunar a su propia población, lo cual está bien en sí mismo, pero al mismo tiempo están tratando de desacreditar la ayuda de vacunas de otros países y evitar que las vacunas chinas y rusas ingresen al mercado de terceros países. Esto no está bien. Es una típica "politización de las vacunas".

Además, la fabricación de Occidente de que el virus es el resultado de "una fuga de laboratorio chino" es un caso clásico de politización de la pandemia. Estas son declaraciones políticas muy injustas, que no son la forma correcta de abordar esta devastadora crisis humana.

GT: -Algunos analistas dijeron que hay diferencias considerables en términos de intereses estratégicos de China y Rusia: Rusia tiene poco interés en mantener el Orden Internacional existente, mientras que China, como mayor beneficiario del Orden Internacional existente, solo busca ajustar el Orden. ¿Qué opinas de esta vista?

Denisov: -Es una declaración bastante en blanco y negro. Es también una visión radical de la situación internacional, tal como si sólo tuviéramos dos opciones ante nosotros: preservar el Orden Internacional existente o destruirlo. Pero ese no es el caso.

Rusia y China son potencias mundiales y tienen sus propios intereses a nivel mundial y regional. Estos intereses no pueden ser idénticos en todos los casos. Pero, en general, los intereses internacionales de Rusia y China son los mismos, por lo que nuestras posiciones sobre la mayoría de los asuntos internacionales son las mismas. El ejemplo más obvio es cómo votamos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Rusia y China a menudo emiten el mismo voto en el Consejo de Seguridad.

El Orden Internacional no es estático. No solo evoluciona, sino que recientemente ha acelerado su evolución. El Orden Internacional necesita una reforma para que responda mejor a las realidades actuales, pero no podemos cambiarlo de una manera única para todos. 

No estoy de acuerdo con la opinión de que Rusia y China tienen puntos de vista muy diferentes sobre la reforma del Orden Internacional. De hecho, nuestras posiciones sobre algunos de los temas más importantes son las mismas y solo tenemos puntos de vista diferentes sobre algunos detalles específicos.

GT: -Este año marca el centenario de la fundación del Partido Comunista de China. ¿Cómo evalúa el desempeño y los logros del CPC?

Denisov: -Desde que fui asignado a trabajar en Beijing en la década de 1970, he sido testigo de primera mano del desarrollo de China durante el último medio siglo. He visto con mis propios ojos el tremendo progreso que China ha logrado bajo el liderazgo del Partido Comunista de China, y he visto que el éxito de China es el resultado de muchos factores importantes, como la dedicación y diligencia del pueblo chino y la decisiones correctas tomadas por el liderazgo.

Para el CPC, este año es muy importante. En el futuro, China dará la bienvenida a otro centenario: el centenario de la fundación de la República Popular China. Quizás sea demasiado mayor para ver cómo será China cuando llegue ese día. Pero puedo imaginarlo, porque en el curso del desarrollo de China durante los últimos 50 años, he visto el apoyo del pueblo chino al PCCh como partido gobernante y el papel crucial que ha desempeñado en los logros de China. Sé que hay una canción en China que canta mucha gente: "Sin el PCCh, no habría Nueva China". También quiero aprovechar esta oportunidad para felicitar a todo el pueblo chino.

GT: -Nos enteramos de que algunos rusos tienen opiniones negativas sobre el Partido Comunista Soviético y la Unión Soviética. ¿Equipararán al PCCh con el Partido Comunista Soviético? ¿Afectará esto las relaciones actuales entre China y Rusia?

Denisov: -Rusia es un país grande y su gente tiene opiniones diversas. Creo que el número de rusos que se siente así es muy pequeño.

De hecho, la era soviética tuvo muchos defectos, pero la gente de mi generación que realmente experimentó esta era todavía puede pensar en muchas cosas buenas y positivas cuando mira hacia atrás. Nuestra encuesta muestra que la actitud negativa hacia la Unión Soviética la tienen en gran parte los jóvenes rusos que nacieron después del colapso de la Unión Soviética y no la vieron de primera mano. Tenían una actitud diferente hacia el Partido Comunista, pero se trataba más de las propias políticas de la Unión Soviética en ese momento, no del Partido Comunista en general.

También quiero compartir una visión personal sobre la Unión Soviética y el Partido Comunista: si una figura como Deng Xiaoping hubiera aparecido en el Partido Comunista soviético en ese momento, quizás el curso del desarrollo de nuestro país habría cambiado para siempre.

Recientemente, ha habido muchas discusiones sobre el Estado y los diferentes sistemas sociales. También hemos encontrado que las respuestas de diferentes países a la pandemia de COVID-19 reflejan las fortalezas y debilidades de diferentes modelos de desarrollo social. Hoy, la economía china ha salido de la crisis provocada por la epidemia del año pasado, lo que demuestra la gran vitalidad del modelo de desarrollo de China. Esto me recuerda un dicho chino: la práctica es el único criterio para probar la verdad.