Leído

RUMBO AL G20 EN VENECIA

USA logra que el G7 avance en más impuestos a Google, Facebook, Amazon, Apple, etc.

Dom, 06/06/2021 - 6:26pm
Enviado en:
Por Urgente24

Las naciones del Grupo de los 7 consiguieron un acuerdo "histórico" que podría ayudar a los países a recaudar más impuestos de las grandes empresas y permitir que los gobiernos impongan gravámenes a los gigantes tecnológicos estadounidenses tales como Amazon Inc. y Facebook Inc. El acuerdo de los ministros de Finanzas del G-7 en Londres satisface la demanda estadounidense de una tasa impositiva corporativa mínima de "al menos el 15%" sobre las ganancias extranjeras y allana el camino para gravámenes a las multinacionales en países donde ganan dinero, en lugar de donde solo tienen su sede.

Janet Yellen.jpg
Janet Yellen, gran impulsora de la mayor presión fiscal a las empresas trasnacionales.
Contenido

Un comunicado del G7 afirmó que USA, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá habían llegado a acuerdos tanto para evitar que las empresas transfirieran ganancias a jurisdicciones de impuestos bajos como para garantizar que las multinacionales más grandes paguen más impuestos donde operan.

El acuerdo fue aclamado por los ministros de Finanzas y es un importante paso adelante en las negociaciones que comenzaron en 2013.

Rishi Sunak, canciller del Reino Unido, dio la bienvenida al acuerdo como presidente del grupo este año. “Mis contrapartes financieras y yo hemos llegado a un acuerdo histórico sobre la reforma fiscal global que requiere que los gigantes tecnológicos multinacionales más grandes paguen su parte justa de impuestos en el Reino Unido”, dijo.

La prioridad del Reino Unido en las conversaciones ha sido recaudar más ingresos de empresas como Apple, Google y Facebook.

El entusiasmo de Sunak fue compartido por otros ministros de finanzas del G7.

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de USA, dijo que el acuerdo era un "compromiso significativo y sin precedentes" con un impuesto corporativo mínimo global de al menos el 15%, que aumentará significativamente los ingresos por impuestos corporativos en USA. "Garantizaría la justicia para la clase media y los trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo", dijo ella.

Olaf Scholz, el ministro de Finanzas alemán, dijo que el acuerdo era "una muy buena noticia para la justicia fiscal y la solidaridad y una mala noticia para los paraísos fiscales de todo el mundo".

Bruno Le Maire, su homólogo francés, dijo que los países del G7 "se han enfrentado al desafío de este momento histórico" y dijo que el acuerdo allanó el camino para un acuerdo global en el G20 en Venecia (Italia) en julio.

Precisamente, primer ministro de Italia, Mario Draghi, lo calificó como un "paso histórico hacia una sociedad más justa y equitativa para nuestros ciudadanos".

Dificultades

El acuerdo tiene como objetivo modernizar el código fiscal internacional centenario y enfría las tensiones transatlánticas que amenazaban con desembocar en una guerra comercial bajo Donald Trump. Pero los detalles clave aún deben concretarse, más países deben firmar y la implementación completa podría llevar años.

Todavía hay detalles importantes por resolver, y el acuerdo no es suficiente para que las nuevas reglas se apliquen a nivel mundial. Para que eso suceda, necesitaría el apoyo del Grupo de las 20 economías líderes, que incluye a China e India, así como el respaldo de los 135 países que han estado negociando las nuevas reglas como parte de lo que se conoce como 'Marco Inclusivo'. Los jefes del Tesoro del G-20 se reunirán en Venecia del 9 al 10 de julio.

“Queda un trabajo importante por hacer”, dijo Mathias Cormann, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), quien dirige los esfuerzos internacionales para reformar las normas tributarias. "Pero esta decisión agrega un impulso importante a las próximas discusiones, donde continuamos buscando un acuerdo final que garantice que las empresas multinacionales paguen su parte justa en todas partes".

Para que se complete el acuerdo, la revisión deberá ser aprobada por varios países pequeños que tienen tasas de impuestos corporativos por debajo del 15%. Uno de los más importantes es Irlanda, porque alberga la sede europea de varias empresas líderes en tecnología y farmacéuticas. Tiene una tasa impositiva del 12,5%, que ha dicho que quiere mantener para compensar algunas de las desventajas de su pequeño tamaño cuando busca inversión extranjera.

"Cualquier acuerdo tendrá que satisfacer las necesidades de los países pequeños y grandes, desarrollados y en desarrollo", escribió el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, en un tuit el sábado 05/06 señalando el acuerdo del G-7.

Voracidad Biden

USA, que ya tiene una forma de impuesto mínimo para las empresas con sede en el país, quiere endurecer ese impuesto y aumentar las tasas de impuestos nacionales para pagar los nuevos programas de la Administración Biden. 

Hacerlo de manera unilateral aumentaría el costo de tener una sede en USA pero si otros países impusieran impuestos similares a sus empresas, los beneficios de escapar de USA, se reducirían. 

Para impulsar a otros países hacia un acuerdo, USA ha propuesto negar ciertas deducciones fiscales a las operaciones estadounidenses de empresas con sede en países que no imponen impuestos mínimos.

El detalle de la primera parte del acuerdo, una importante concesión estadounidense por parte de la Administración Biden, dejó en claro que "las empresas mundiales más grandes" con márgenes de beneficio de al menos el 10%, en el futuro tendrían que asignar el 20% de sus ganancias globales a los países donde realizan sus ventas.

Si se implementa, esto revocaría un siglo de impuestos corporativos internacionales, durante el cual las ganancias se gravan solo donde las empresas tienen presencia física.

El consumidor

"Queremos que el proceso de reforma fiscal internacional tenga éxito y reconocemos que esto podría significar que Facebook pague más impuestos y en diferentes lugares", dijo Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook. 

Es evidente que la apuesta es a que lo pague el consumidor, de alguna manera.

La definición de las mayores empresas mundiales aún está por aclararse. Esta parte del acuerdo requerirá un acuerdo global a finales de 2021.

A cambio de esta concesión, USA ha obtenido el acuerdo del resto del G7 para que cada país imponga una tasa impositiva corporativa global mínima de al menos el 15%.

Se espera que USA sea el mayor beneficiario de este pilar del acuerdo.

El viernes por la noche se discutió si el acuerdo fijaría el mínimo global en el 15% o "al menos" en el 15%, y Francia, entre otros, pidió la tasa potencialmente más alta, en un intento por recaudar más ingresos de su mayor compañías.

Uno de los temas más polémicos había sido la demanda estadounidense de que Francia, Reino Unido e Italia retirasen sus nuevos impuestos digitales a cambio de obtener derechos impositivos en este acuerdo. 

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de USA, había exigido que esto fuera de cumplimiento inmediato, mientras que los países europeos insistían en que abolirían estos impuestos una vez que se hubiera sellado y ratificado cualquier acuerdo global.

El comunicado mostró que esta parte del acuerdo aún debía estar vinculada con compromisos específicos: "Proporcionaremos la coordinación adecuada entre la aplicación de las nuevas normas fiscales internacionales y la eliminación de todos los impuestos a los servicios digitales, y otras medidas similares pertinentes, en todas las empresas".

Medio ambiente

El comunicado del G7 también dijo que los ministros de Finanzas apoyaron avanzar hacia difusión de informaciones financieras obligatorias relacionadas con el medio ambiente, informó Camilla Hodgson en FT.

Ellos dijeron que respaldaban el desarrollo de un estándar de informes consistente basado en el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD), un marco de informes que será obligatorio para algunas empresas del Reino Unido el próximo año.

Lla presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, había señalado que el TCFD, encabezado por el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, era "una iniciativa del sector privado en su mayoría, con observancia voluntaria".

Instó a los legisladores a establecer reglas claras sobre qué empresas deben revelar sus riesgos relacionados con el clima y cómo.

Los ministros de Finanzas del G7 también se comprometieron a aumentar sus contribuciones financieras para el clima hasta 2025, aunque no especificaron cuánto.